Las Marthas

Ayer antes de la misa de Navidad, en los preparativos previos a la celebración, observé a un señor que al ver la corona de adviento con sus cuatro velas encendidas, subió al altar y una a una, las apagó. Los cánones dicen que se enciende una vela de la corona, los cuatro domingos anteriores a la Navidad, como anuncio de la espera. Pero al ser Navidad, la espera terminó, ya no son necesarias las velas, porque la verdadera luz nos ha llegado en el Niño Dios. Este señor sabía, conocía los cánones, y por eso se dió a la tarea de apagar esas velas. Él conocía las formas del rito. Pero ¿a quién le importa eso? A los que cuidamos las formas, sin duda. A nadie más.  Pero, no nos confundamos, aunque pareciera una banalidad, los que cuidamos las formas somos importantes.

Mucho se habla de el fondo, de las Marías como lo verdaderamente valioso. De la dedicación al fomentar lo profundo, el interior, los cultos. Pero nada de esto sería posible si no estuvieran las formas. La guía para llegar a ese fondo.


Las Marthas, los de la fila de atrás, los que cuidamos las formas, somos necesarios para que se den los procesos de introspección y la vida.

¿Has pensado cuánta gente hay detrás de todo lo que consumes, usas, comes, miras? Con seguridad te digo que hay un ejército de personas que cuidan las formas. El mismo Dios cuidó la forma, al crear este planeta para nosotros. Luz, oscuridad, agua, tierra, plantas, animales... formas todas de ponernos una casa bonita para habitar y acercarnos a Él.


No discrimines, no juzgues a quienes cuidan las formas. No es necedad, no es nimiedad. Es muy probable que detrás de esas acciones, haya mucha introspección previa, un largo camino al fondo de las cosas, de los hechos. Una mente profunda, un alma sabia, que se ocupa de los demás.


Ayer antes de la misa de Navidad, sonreí al ver la acción de ese hombre amable, y agradecí por todos los que cuidamos las formas. Eso también es espíritu de Navidad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Quinta ola

Expuesta

Médico de cuerpos y almas