Ver llover

Ver que mi letra ya no es lo que era, cuando escribir a mano era la única opción.
Escribir sin prisas, sin prejuicios, sin expectativas.
Como quien ve llover.
Ver el agua caer a seguro, aunque se pierda.
Ver llover a solas, y trazar sobre el papel húmedo una línea, dos gotas, un chorro de palabras.
Seguir el ritmo dispar del aguacero y traducirlo en versos.
Ver llover como quien escribe una carta de amor, y pierde la noción del tiempo.
Y escribir nuevamente, sobre escribir cuando llueve, mientras llueve.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quinta ola

Expuesta

Médico de cuerpos y almas